Prueba de Manejo

GMC Yukon Denali 2015 a prueba

La SUV de nivel medio de GM se renueva totalmente.

GMC Yukon Denali 2015 a prueba

Antecedentes

La marca GMC no quiere decir otra cosa que General Motors Company, la cual fue fundada en 1901 y bajo su manto existieron marcas como Pontiac, Marquette, Saturn, Geo, Hummer que ya no existen, y las que aún en día sobreviven como Chevrolet, Buick, Cadillac y la homónima GMC que desde hace muchos años está dedicada a los camiones y vehículos de trabajo del conglomerado del mismo nombre.

GMC Yukón nace en 1995 para llenar el hueco que había quedado entre la Chevrolet Tahoe y la Cadillac Escalade, digamos en la oferta de en medio, con una motorización de alta gama, que toma prestada de su prima elegante, la Escalade pero con un aspecto menos lujoso y extravagante, pero que la hace destacar sobre la Tahoe, que tiene una apariencia más mundana. En pocas palabras, el desempeño de un Caddy, con un precio de venta más contenido, aunque no es barata.

¿Qué significa el nombre?

Yukon es el nombre de un territorio al noroeste de Canadá que hace frontera con Alaska. El río Yukón es uno de los más largos e importantes de la zona, mide más de tres mil kilómetros, y en la cuenca del río se encuentra una cadena montañosa llamada Denali, en dialecto indígena Koyukon.

Precio $863,500

 

Características Técnicas y Mecánicas

Bajo el cofre encontramos un enorme motor V8 de 6.2 litros que nos entrega 420 Hp en el rango de las 5,600 rpm y una fuerza de torque de 460 Lb-pie en un régimen de giro de 4,100 revoluciones (casualmente la misma potencia de la Escalade). El motor está acoplado a una transmisión automática Hydramatic tradicional de seis velocidades con doble tracción, es decir ofrece al conductor la opción de elegir entre una tracción 2x2, 4High, 4Low o AWD con tan solo presionar un botón. La suspensión cuenta con un sistema magnético de amortiguación, y cuenta con sistema Stabilitrack (control de tracción) que actúan mediante el sistema de frenos ABS. En cuanto a seguridad ofrece siete bolsas de aire, además de un sistema de alertas audibles y visibles de los puntos ciegos laterales, un sensor de colisión frontal (muy intrusivo por cierto) y el sensor trasero de cruce de peatones.

Las cotas y medidas son menores a las de una Cadillac Escalade pero similares a las de una Chevrolet Tahoe, ya que la Yukon Denali tiene una longitud total de 5,179 mm, una altura de 1,879, el ancho es un poco superior a los dos metros, es decir 2,032 mm y la distancia entre ejes es de 2,946 mm (tiene las mismas medidas que una Chevrolet Tahoe, que en pocas palabras es una Suburban corta). El peso total de la Yukon Denali es de 2,606 kilos. La capacidad de arrastre es de superior a las tres toneladas y media y la capacidad de carga ronda los 700 kilos.

Interior

Al tratarse de un vehículo orientado al lujo lo primero que encontramos son tapicerías de piel y todos los acabados de primer nivel, orientados a crear una atmósfera Premium, pues es exactamente el talante de este tipo de productos.

Empecemos por los instrumentos, el clúster se compone de un par de diales análogos que en el centro alojan una pantalla en donde se grafican temperaturas y diversas informaciones del cuentakilómetros, el volante es multifunción y manipular un teléfono o el sistema de audio es muy simple y con solo los dedos pulgares podemos recibir una llamada o cambiar el track de reproducción, y ya que hablamos del sistema de audio y entretenimiento les contamos que la pantalla central es de 8 pulgadas, en ella, mediante controles sensibles al tacto podemos acceder también al sistema de navegación y a los controles virtuales del aire acondicionado.

Las tapicerías son de piel y en la primera y segunda fila de asientos la Yukon Denali ofrece la posibilidad de calefacción mientras que la 3ª fila ofrece la posibilidad de abatirse eléctricamente desde unos controles en la parte trasera del vehículo.

El sistema de entretenimiento no solo controlable por los ocupantes de las plazas delanteras, ya que en el toldo justo detrás del quemacocos hay una pantalla plegadiza de en la que los ocupantes de la 2ª fila pueden ver un estreno hollywoodense en el sistema Blu-Ray con la que está equipada la versión Denali, que también ofrece un par de audífonos inalámbricos para que los demás ocupantes no se enteren de la trama, es decir los de adelante pueden ir relajados escuchando a Bob Marley, y los de atrás disfrutando de la ruidosa acción de Fast And Furious.

Exterior

Es robusto y cuadrado, nos remite inmediatamente a sus primas, aunque como lo hemos comentado es la versión corta, el diseño característico de la parrilla GMC es imponente y está acentuado por la óptica de xenón. Los costados son bastante limpios, y los antiestéticos estribos se esconden graciosamente para desplegarse solo cuando van a ser utilizados, los rines son de aluminio pulido de 20 pulgadas, con llantas de buen perfil para acometer topes y baches que uno se encuentra invariablemente en el camino.

Manejo

Con un poderoso V8 y con la disponibilidad de 420 caballos de poder, las sorpresas son pocas, el comportamiento es muy bueno, la aceleración es muy lineal y el torque es prácticamente interminable, lo que vale la pena resaltar es la suavidad de marcha, gracias a la suspensión y al control magnético de la amortiguación hacen que el rodamiento sea suave, aun con caminos malos, pese a tener un sediento 6.2 litros, si uno no avisa del pedal de acelerador los consumos pueden ser muy aceptables, digamos hasta decentes para un vehículo de este tamaño, las cifras que obtuvimos se parecen mucho a las oficiales, con 6.55 Km/l en cuidad, 10.29 Km/l en carretera para entregar un consumo combinado de 8.23 Km/l.

La transmisión hydamatic es automática tradicional de seis velocidades, y pese a que la industria en general está optando por “cajas” hasta de nueve cambios GM sigue creyendo en las de seis, que funcionan aceptablemente. Los frenos también están a la altura, y afortunadamente cuentan con ABS y control de estabilidad.

Conclusión

Un vehículo grande y con muchas pretensiones, si el cliente objetivo siente que una Tahoe es muy común y una Escalade es muy cara, su lugar definitivamente está en una Yukon de GMC, ya que la relación precio-valor es la más adecuada de las tres, el nivel de equipamiento la deja más cercana a a lo que Cadillac ofrece, pero con un precio bastante más bajo.

Pésele a quien le pese, los gigantescos leviatanes como la Yukon seguirán vendiéndose y si bien no son el ejemplo del cuidado medioambiental ostentando un motor de 6.2 litros, el desempeño es eficiente.

Prueba de manejo de la GMC Yukon Denali 2015

Alejandro Konstantonis recomienda

Cuéntanos que opinas