logo autocosmos Vende tu auto
Motos

BMW S 1000 RR 2015 a prueba

Manejamos la tercera generación de la superbike alemana

BMW S 1000 RR 2015 a prueba

Antecedentes

Esta es la superbike de BMW, un modelo 100% deportivo que toma lo mejor de lo aprendido en el Campeonato Mundial de Superbike y lo lleva a la calle para crear un verdadero monstruo de la velocidad.

Se lanzó en 2008 como modelo 2009 y desde entonces ha sufrido ligeros cambios para mantenerla actualizada.

Para este año modelo 2015, BMW rediseñó por completo la S 1000 RR aunque no lo parezca. El frente es ahora menos asimétrico y se parece más al de la S 1000 XR por ejemplo, el carenado es más largo, el parabrisas desvía mejor el viento y la parte trasera es también más aerodinámica.

Los cambios que no se aprecian a simple vista incluyen un ángulo de dirección más inclinado, mayor distancia entre ejes, manillar más ancho y la arquitectura de la suspensión frontal rediseñada para entregar una mejor experiencia en el límite.

El sistema de escape también es nuevo pues elimina el silenciador frontal para así reducir 3Kg. La salida es ahora doble dentro de la misma unidad y produce un sonido muy deportivo e intoxicante cuando puedes acelerar a fondo.

El resultado es una moto más aerodinámica, con más tecnología, 4Kg más ligera y 6 Hp más.

Precio: Desde $253,800 pesos

 

Características técnicas y mecánicas

 

El motor es el mismo de la generación anterior, sólo que refinado para entregar unas curvas de potencia y torque más lineales y progresivas. Esto es gracias al cuatro cilindros en línea refrigerado por líquido con válvulas de titanio y doble árbol de levas, con una capacidad de 999 centímetros cúbicos. Éste entrega 198 caballos de fuerza a 13,500 rpm y 83 lb-pie de torque a 10,500 rpm.

La transmisión se mantiene de seis velocidades y la entrega final es de cadena. Eso sí, ahora ofrece el asistente de cambios Pro con el que se puede subir o bajar de marcha sin utilizar el clutch.

La suspensión cambia de arquitectura pero se mantiene con la misma especificación de antes, esto es de horquilla telescópica invertida adelante y basculante doble para atrás.

Los frenos son de doble disco en la parte delantera de 320mm de diámetro y cuatro pistones mientras atrás es un disco solo de 220mm con un solo pistón. Otro de los cambios para este modelo 2015 de la S 1000 RR es que ahora integra el sistema ABS Pro que no sólo evita que las ruedas bloqueen en una frenada súbita sino que también la computadora analiza el ángulo de inclinación de la moto para intervenir en el frenado, esto se traduce en mayor seguridad al detenernos inclusive en la curva.

El peso de la moto en disposición de marcha y con el tanque al 90% de su capacidad es de 204 Kg, 4 Kg menos que antes, lo que significa que la cifra de un caballo de potencia por kilogramo está cada vez más cerca de lograrse eso sí de todas formas la relación peso-potencia es espectacular.

 

Confort

La posición de manejo en la BMW S 1000 RR 2015 es completamente echada hacia adelante, en pos de la velocidad y curveo. El asiento cuenta con espacio para deslizarnos hacia atrás y así ser más aerodinámicos a altas velocidades, los posa pies están echados para atrás y arriba provocando que todo el peso del cuerpo caiga sobre los brazos.

El manillar es corto, muy metido hacia la moto y con un radio de giro corto.

El cuadro de instrumentos es otro elemento que se rediseñó para este 2015. Éste consta de un tacómetro análogo que marca la zona roja hasta las 14,000 rpms y un cuadro digital en el que se muestra el velocímetro, el reloj, la temperatura del motor, relación de la transmisión engranada, información de la computadora de viaje, los modos de conducción y cuando estamos en una pista cambia para entregarnos tiempos de vuelta, velocidad por vuelta y mejor tiempo.

Una cosa que nos sorprendió es que a pesar de ser una moto súper deportiva, cuenta con amenidades como el Cruise Control y puños calefactables, algo que se agradece.

Desde los mandos del manillar podemos controlar todo lo relacionado al panel de información y los modos de conducción que estrena para este 2015 y es que ahora cuenta con un sistema de acelerador 100% electrónico, conocido como ride-by-wire que se traduce en una mejor respuesta, acelerador más suave y preciso y por supuesto la capacidad de configurarlo.

El primer modo de manejo es Sport, el modo natural de la moto, el segundo es Rain o lluvia en el que se retarda la respuesta del acelerador, el motor se queda en sólo 180 caballos y las ayudas electrónicas están al máximo. En el modo Race las ayudas electrónicas se desactivan, permiten el deslizamiento de la llanta trasera y perdemos el ABS, después está el modo Race con ABS y el modo Race con control de tracción. Finalmente, también se puede ordenar con otros tres modos de conducción llamados Slick para usarse con llantas de carreras y uno personalizable al gusto de quien conduce llamado USER.

 

Manejo

Al ver las cifras de 198 caballos y 204 kilogramos de peso puede resultar intimidante y es que en el medio de los autos es algo prácticamente imposible de ver, sólo en casos muy raros como el Koenigsegg One:1 el peso en kilogramos y potencia en caballos es igual, pero aquí se trata de una moto con un precio que inicia en los 250 mil pesos y que puedes ir un día cualquiera a comprar a una agencia de la marca, claro… si tienes el dinero.

Para entender un poco esta relación peso-potencia hablemos de la aceleración y es que cualquier objeto sin resistencia al viento en caída libre llega a los 100 Km/h en 2.83 segundos, esta moto lo hace por su cuenta en sólo 2.5 segundos y puede seguir acelerando hasta bien por encima de los 300 Km/h, cifras de híper autos en un vehículo de dos ruedas y sin carrocería.

Lo primero que nos llamó la atención es la posición de manejo y es que la verdad no estoy acostumbrado para nada a este tipo de motos donde todo el peso de tu cuerpo lo recargas en las manos, una pequeña parte en el asiento y todavía menos en los posa pies, no es lo ideal para viajes o para maniobras en ciudad por ejemplo. Otro detalle es el radio de giro que es ridículamente amplio… y ¿cómo olvidar el calor? Si no estás circulando a una velocidad constante, el motor no alcanza a enfriarse bien y todo el aire caliente llega a tu rodilla izquierda, definitivamente no es la receta ideal para siquiera un poco de tránsito citadino.

Una vez que encuentras una carretera con buen pavimento y curvas amplias, abres el acelerador y realmente te llevas una sorpresa. La aceleración es completamente brutal, cualquier cosa que viste hace unos segundos la tienes encima de ti, utilizas el asistente de cambio pro para subir de velocidad sin tener que utilizar el clutch y la aceleración continúa, tan sólo en primera velocidad estás rompiendo los límites legales de velocidad, en segunda, alcanzas niveles de cárcel en muchos paises… y tiene ¡seis de estas relaciones!

El motor tiene mucha fuerza en la parte baja pero una vez que superas las 8,000 rpm, toma un segundo aire de potencia y sales disparado hasta que la luz en el tablero te indica que estás en las 14mil revoluciones y es tiempo de cambiar de velocidad, definitivamente no había manejado nada tan rápido como esta BMW. No importa cuántas veces lo hagas, en todas te deja sin aliento.

Los frenos son igual de impresionantes y con la confianza del ABS, puedes realmente explorar los límites del sistema.

Gracias a que sólo pesa un poco más de 200 kilos, los cambios de dirección también son espectaculares, cualquier jalón o empuje del manillar hace que la moto se acueste y gracias a la impresionante llanta de atrás de medida 190/55/R17 el agarre es interminable. Finalmente cualquier error es corregido por la computadora y la suspensión que hacen un trabajo impecable.

Pero no es hasta que tienes un poco de tiempo sobre ella que te atreves a hacer un poco de estas cosas y cuando las haces, te das cuenta que la moto está a un 50% de su capacidad pues estás cambiando antes de las 10 mil revoluciones y apenas y llegas a inclinarte. Para exprimirlo al 100% definitivamente necesitas una pista y no cualquiera pues necesita ser larga, amplia y con todas las medidas de seguridad, algo que hoy por ejemplo no tenemos en México. Tal vez el Autódromo Hermanos Rodríguez, pero aún no lo terminan de remodelar y de todos modos necesitas estar medio loco para llevarla al límite ahí pues cualquier error y terminas en el suelo a más de 200 Km/h.

 

Conclusión

Definitivamente es una gran moto esta BMW S 1000 RR y los cambios que le han hecho para este 2015 le favorecen pero ahora escribiré algo que nunca pensé admitir y es... que tiene demasiada potencia, sí demasiada potencia como para que el usuario que puede comprarla realmente la desquite. No dudo que haya quien lo haga pero sólo un pequeño porcentaje de los compradores podrá afirmarlo. Nos gustaría probarla en circuito sí pues definitivamente es para lo que fue creada pero aún así creemos que una moto de 600 centímetros cúbicos puede lograr sensaciones similares.

Por supuesto que las ayudas electrónicas te van a ayudar y claro que se llega a disfrutar en una carretera sinuosa, es sólo que preferimos sentir que estamos en un 80 o 90 por ciento de lo que puede hacer una moto y no un 50% sabiendo que tiene para más.

En la parte negativa, encontramos que el asistente Pro no es tan suave para los cambios descendientes como lo es para los ascendentes, a veces simplemente no quiere entrar sin el clutch, después de andar un rato es casi imposible seleccionar neutral, la suspensión es muy dura para rodar en superficies irregulares como en la gran mayoría de los caminos de nuestro país y la posición de manejo puede llegar a cansar.

De todas formas es realmente muy divertido conducir esta BMW S 1000 RR 2015.

 

 

 

Probamos la BMW S 1000 RR 2015

Héctor Mañón recomienda

Cuéntanos que opinas