Prueba de Manejo

Volkswagen Crossfox 2016 a prueba

Recibe un facelift y estrena más potencia.

Volkswagen Crossfox 2016 a prueba

Antecedentes

En esta ocasión les traemos el Volkswagen Crossfox 2016, que para este modelo estrena cambios estéticos en su exterior como interior y debajo del cofre.

Para comenzar recordemos que este vehículo emplea la misma plataforma que el Saveiro y el Gol, desde 1999 y es fabricado en Brasil. En otras palabras este vehículo no es para nada es un crossover o SUV, es un simple auto con una suspensión elevada, con ciertos retoques en la carrocería para pretender ser una camioneta, y por supuesto venderlo mucho más caro.

Aclarado lo anterior y que el principal competidor de esta unidad es el Renault Stepway, tenemos que el Crossfox objeto de nuestra prueba, es la versión más equipada de dos que se comercializan.

Precio: $216,200 pesos.

Diseño

Como comentamos, estrena cambios estéticos, tenemos nueva parrilla, faros como calaveras, fascias delantera y trasera al igual que nuevo diseño de rines de 15 pulgadas. En diversas partes de la carrocería encontramos el nombre de Crossfox. Por dentro trae nuevo diseño de vestiduras con costuras en rojo -en el respaldo de asientos delanteros también encontramos el nombre de Crossfox-, un detalle curioso son las bolsas portaobjetos con cierre en asientos, también trae anaqueles en las puertas, volante multifunción y quemacocos entre otras cosas.

Mecánica y características técnicas

Mantiene el mismo motor de 1.6L de cuatro cilindros, pero estrena más potencia ahora cuenta con 110 Hp (9 caballos más) y 114 Lb-pie de torque (11 más que el modelo anterior). La transmisión es manual de seis velocidades.

La suspensión delantera es independiente McPherson y trasera independiente con eje autoportante, ambas elevadas y reforzadas, dirección C-EPS (Column-Electric Power Steering) sensible a la velocidad. Los frenos delanteros son de disco ventilado y de tambor atrás.

En cuanto a seguridad equipa frenos ABS y doble bolsa de aire frontal para conductor como acompañante.

Confort

La apariencia como la calidad de materiales en general es aceptable, nos gusta el diseño de las vestiduras de tela en asientos y que todos los controles están al alcance del conductor. Tiene lo básico que podríamos esperar como seguros y elevadores eléctricos, aire acondicionado manual y más. Sin embargo algo que nos desagradó en este Crossfox es el sistema de audio, no nos gusta su diseño se ve anticuado y sólo ofrece radio, reproductor CD, Mp3, entradas USB, SD como auxiliar, al igual que conexión Bluetooth para manos libres. No ofrece Navegador que sí encontramos en el Renault Stepway.

La habitabilidad es igual que cualquier auto hatchback subcompacto –nada de sorpresas- es para cuatro pasajeros, un quinto podría ser un niño, ya que un adulto iría muy incómodo. Para las plazas traseras el espacio para cabeza como piernas es justo considerando mi altura de 1.77 metros. La capacidad de la cajuela es de 280 L.

Manejo

Este auto ofrece un buen manejo, la aceleración es su mayor virtud, hay llevarlo por encima de las 3,500 revoluciones para obtener el mayor torque posible. Es muy ágil y preciso, nos gusta mucho como se siente.

Al tener una elevada suspensión, aminora mucho la deformación del camino como la sensación de baches y hoyos. La dirección es suave sin llegar hacer insensible pues retroalimenta bien.

Consideramos que el incremento en potencia sí se percibe con respecto al modelo anterior y se traduce en un comportamiento más dinámico.

Por otro lado la posición de manejo alta, algo que varios conductores agradecerán, mejora mucho la visibilidad.

Los frenos reaccionan bien sin sorpresas y en general la conducción en ciudad es de lo mejor, por su tamaño, agilidad y respuesta del motor. En carretera a altas velocidades da la sensación de sentirse liviano por el centro de gravedad elevado, pero nada que te haga sentir inseguro.

Hablando de desempeño tenemos que el rendimiento promedio de combustible es de 13.1 Km/l, la marca promete 14.4 Km/l y lo corrimos en carretera a una velocidad de 130 Km/h, no obstante su tope es de 173 Km/h.

Conclusión

La principal virtud de este auto por supuesto es el manejo que ofrece. En lo particular no soy fan de este tipo de autos, que se venden a precio de camioneta, por tener una apariencia que imita a las mismas y por la elevada suspensión, pues a final de cuentas el desarrollo como tecnología es de un auto. Fuera de ello si te gusta el diseño como las prestaciones puede ser una buena opción. El rendimiento de combustible es aceptable, la calidad de materiales y equipamiento de seguridad es el mínimo que podemos exigir. En lo particular si tuviera que elegir entre éste y el Renault Stepway, me quedo con el Volkswagen Crossfox 2016.

Volkswagen Crossfox 2016 a prueba

Jorge Blancarte recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos