Prueba de Manejo

Volkswagen up! 2016 a prueba

La marca alemana quiere competir contra los superventas como Chevrolet Spark y Nissan March

Volkswagen up! 2016 a prueba

Antecedentes

El Volkswagen up! es la nueva generación de auto económico global de la marca alemana. Se presentó en el Autoshow de Frankfurt de 2011 como vehículo de producción pero desde 2007 lo empezábamos a ver en forma de concepto. Inicialmente, Volkswagen quería que fuera un auto con motor trasero como el smart y por supuesto el clásico Vocho. Pero debido a la complejidad de fabricación y aprovechamiento del espacio interior se optó por una configuración tradicional de motor y tracción delantera.

Al principio, el up! fue desarrollado únicamente para mercados avanzados como el europeo pero hace unos años se anunció su fabricación en Brasil para venderse en América Latina. Es así como después de cinco años de haberse lanzado, finalmente llega a México en este 2016.

El diseño se separa del resto de los productos de la marca. Primero que nada está el frente en el cual no encontramos la parrilla horizontal clásica de la marca, sino una solución más limpia con el logotipo al centro de tamaño grande y una barra enmarcada en la fascia. El resto de la carrocería es muy cuadrada y en este color blanco nos pareció que bien podría ser un producto diseñado por la compañía de tecnología Apple hace unos años.

Las diferencias con el modelo que se comercializa en el viejo continente son principalmente en equipamiento y materiales pero también está la tapa de la cajuela que en el caso del que se fabrica en Brasil y comercializa en nuestro país es de metal en lugar de cristal.

El up! entra al segmento de los subcompactos como el Chevrolet Spark, el recién lanzado Kia Rio, Nissan March, Mazda2 y Hyundai Grand i10 por nombrar algunos. Esto también significa que se encima de cierta forma con el Volkswagen Gol, que por cierto también proviene de Brasil.

Inicia ventas con cuatro versiones llamadas take up!, move up!, high up! y cross up! Siendo esta última la que manejamos y que funciona como tope de gama. La llamada take up! es la de entrada y la única con carrocería de tres puertas.

Si pusiste atención, te darás cuenta que la que estamos probando recibe un tratamiento como su hermano de reciente lanzamiento, el Cross Fox en el que integra detalles en color negro en salpicaderas y puertas, un pequeño difusor en la fascia trasera y un detalle en color plata en la fascia delantera.

Los rines pueden ser de acero de 14 pulgadas, de aluminio de la misma medida o estos de aluminio pero de 15 pulgadas para el cross up!.

 

Precios: take up!: $146,900 pesos

         move up!: $159,900 pesos

         high up!: $169,900 pesos

         cross up!: $179,900 pesos

 

Características técnicas y mecánicas

Todas las versiones de up! que se venderán en México emplean la misma motorización. Ésta se conforma por el motor de tres cilindros en línea de 1.0L que produce 75 caballos a 6,200 rpm y 70 lb-pie de torque, acoplado a una transmisión manual de cinco relaciones que manda toda la potencia al eje delantero.

La dirección es eléctricamente asistida y los frenos son de disco adelante y tambor para atrás.

Finalmente, la suspensión es independiente McPherson para adelante y semi-independiente con brazo longitudinal para atrás.

 

Confort

El diseño interior del up! luce muy fresco y limpio, muy estilo alemán con una distribución funcional y algunos detalles interesantes como los insertos de plástico al color de la carrocería en las puertas (no disponible en todas las versiones) y el tablero o la “bóveda” que alberga el clúster de instrumentos.

Los materiales se sienten bien, con todo y que encontramos algunos plásticos duros –no brillosos- y el ensamble es de muy buena calidad. Aquí se nota la gran mejora de los productos brasileños de la marca y cómo han logrado separarse de este estigma que tienen otros vehículos que también se fabrican en este país sudamericano.

Algo que nos pareció extraño es la ubicación de los controles del aire acondicionado y el radio pues estamos acostumbrados a que este último se encuentre en la parte de arriba y las perillas del control de clima estén en una posición más baja en el tablero. En el up! 2016 es exactamente al revés, dándonos una sensación muy extraña en el día a día.

El equipamiento interior varía de versión a versión así que nos dedicaremos a describir el de la versión tope de gama, llamada cross up!. Éste destaca por el sistema de audio de seis bocinas con entradas auxiliar, USB, CD, CD MP3, y Bluetooth para la música y el celular; el aire acondicionado manual, columna de dirección con ajuste de altura, computadora de viaje, desempañador en el medallón, cristales eléctricos para las plazas delanteras, espejos eléctricos, sensores de estacionamiento traseros y forro de piel para el volante, freno de mano y palanca.

En las plazas traseras encontramos espacio para dos adultos y tal vez un niño en la parte central de la banca corrida, con buen espacio para las piernas y cabeza. Únicamente no supimos qué es lo que está posicionado en el centro del piso del auto ya que está abultado como si corriera un túnel de transmisión y resta considerablemente confort para quien viaja en el centro.

La cajuela tiene una capacidad de 285 litros, suficientes para un auto citadino pero que además se pueden optimizar mediante el separador de fondo que divide el área de carga en dos si así lo deseamos.

 

Manejo

El pequeño motor de tres cilindros entrega una potencia decente en el rango medio de revoluciones por minuto –entre las 3,000 y 5,000 rpm- pero nos encontramos en situaciones en donde en la parte baja no tenía suficiente torque para arrancar. Esto significa que en algunas pendientes o rampas es necesario “patinar” un poco más de clutch para poder ascender. Al aumentar de velocidad de giro, el motor pierde considerablemente potencia –además de aumentar el consumo de combustible- así que en algunos rebases o recuperaciones tienes que medir el uso del pedal derecho y hacer los cambios a más bajas revoluciones.

La calidad de marcha es buena, apenas y se alcanza a escuchar el motor en funcionamiento, inclusive cuando subimos más de revoluciones. El auto se siente bien insonorizado y la suspensión es suficientemente suave para absorber baches e irregularidades en el pavimento pero no tanto como para que el auto “lanchee” en vados o a mayor velocidad.

Hablando de velocidad, el up! 2016 es un auto citadino y aunque la marca no comunica la velocidad máxima a la que puede llegar, nosotros alcanzamos a levantar el pequeño vehículo hasta los 170 Km/h, nada mal para un auto de este tipo y a 2,400 msnm.

Hablando de consumo de combustible, la marca asegura que entrega un consumo combinado de 18.2 Km/l que si multiplicamos por los 48 litros de capacidad del tanque, nos entrega una autonomía de 870 kilómetros sin tener que recargar. La realidad es que no logramos que nos entregara estas cifras durante nuestras pruebas pero sí unos muy respetables 13.7 Km/l en ciudad y 16.3 en carretera.

Si de algo nos tenemos que quejar es de la retroalimentación que entrega la dirección pues se siente muy vaga en las curvas y en superficies resbalosas aumenta este fenómeno, restándole confianza al manejo.

 

Conclusión

Nos dejó con un buen sabor de boca. Nos agradó el diseño exterior e interior y que todas las versiones estén equipadas con ABS y dos bolsas de aire frontales pero creemos que las versiones de hasta arriba entran en territorios en los que sus competidores ofrecen mejores niveles de equipamiento y de respuesta del motor como el nuevo Chevrolet Spark y el Kia Rio. Definitivamente se ve como pocos vehículos en la calle pues llama mucho la atención por diferente. Así que si estás buscando un pequeño auto citadino con buen consumo de combustible y un diseño que se separa del resto, el up! 2016 es muy buena opción, sólo nosotros nos quedaríamos con las versiones más bajas que cuentan con una mejor relación valor-precio.

 

 

Volkswagen up! 2016 a prueba

Héctor Mañón recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos