logo autocosmos Vende tu auto
Motos

BMW S 1000 XR 2016 a prueba

La Sport Tourer de la marca bávara para competir contra la Ducati Multistrada

BMW S 1000 XR 2016 a prueba

Antecedentes

Esta es la BMW S 1000 XR 2016, una nueva moto que le da entrada a un segmento hasta ahora desconocido por BMW, el de las Sport Tourer. Toma como base la naked S1000 R pero con una posición de manejo más erguida, suspensión más alta y un asiento más confortable. Es la respuesta de la marca bávara para competir contra motos como la Ducati Multistrada que también acaba de ser renovada, así que es también una de las más esperadas por los seguidores de BMW.

BMW Se refiera a la XR como el cruce entre una moto de aventura y una de pista, combinando así las prestaciones dinámicas de una moto deportiva, la versatilidad de una doble propósito y la comodidad de una touring. El diseño es una mezcla del estilo de la familia de motores S, o sea la S 1000 R y la S 1000 RR con una GS o doble propósito, de esta forma encontramos los faros asimétricos al frente, acompañado de una luz de conducción diurna al centro y de LED, un parabrisas alto, suspensión delantera expuesta y una silueta estilizada.

Según la marca, fue desarrollada para cumplir con un uso de 30% como moto deportiva, 25% como roadster, 30% para viajes, 5% de enduro y 10% para manejo en ciudad.

Esta moto está disponible en dos colores: el blanco que vemos aquí y el rojo con precios que inician en los $261,300 pesos para terminar en los $311,800 pesos para la versión completamente equipada y con asiento bajo. La que nos tocó manejar es la versión intermedia en precio pero que cuenta con todo el equipamiento disponible.

 

Precio: $308,300 pesos

 

Características técnicas y mecánicas

La XR está basada en la súper deportiva S 1000 RR y en su hermana menor, la S 1000 R, sólo que con una posición de manejo más erguida, suspensión más alta y mayor protección contra el viento.

El motor que utiliza es el cuatro cilindros de 999 centímetros cúbicos enfriado por líquido el cual entrega una potencia de 160 caballos a 11,000 rpm y un torque de 82 Lb-pie a 9,250 rpm. La transmisión es de seis velocidades y hace su entrega final mediante una cadena.

Por supuesto que al ser una BMW y tener un precio de más de 300,000 pesos, el equipamiento y tecnología son parte de lo que estás pagando por eso encontramos amenidades como los modos de manejo Road, Rain, Dynamic y Dynamic Pro que modifican la respuesta del acelerador y la intrusión de los sistema electrónicos como el ABS y control de tracción o hasta bajando la potencia a 140 Hp en el modo Rain.

La suspensión utiliza el ajuste electrónico Dynamic ESA para seleccionar entre dos puestas a punto: Road y Dynamic donde la suspensión se endurece para ofrecer un manejo más deportivo.

Otras asistencias que encontramos son el de Cambios Pro que permite realizar los cambios ascendentes o descendientes de la transmisión sin tener que accionar el clutch y el ABS Pro que toma en cuenta qué tanto estamos inclinando la moto para distribuir la fuerza de frenado entre ambas llantas de manera efectiva y segura.

 

Confort

La ergonomía y confort fueron dos pilares para el desarrollo de esta BMW S 1000 XR 2016 así que encontramos cosas como el parabrisas ajustable de dos posiciones (manual), ajuste de la palanca de freno, cubre puños, preparación para el sistema de GPS de la marca, puños calefactables, soporte para maletas, control de velocidad crucero y un pequeño compartimento debajo del asiento para guardar documentos.

 

Manejo

La posición de manejo es muy relajada y cómoda, en muchas formas nos recuerda a la de la BMW R 1200 GS, pero con el manillar más bajo y echado hacia adelante, de esta forma es un poco más deportiva que la de doble propósito.

La altura respecto al piso es bastante, no suficiente como para hacerte sentir incómodo pero sí para tener cuidado de dónde te frenas por completo y cómo bajas el pie al detenerte. Eso sí, una vez andando resulta muy cómoda, con un asiento más ancho y hasta un poco de apoyo en la zona lumbar baja que se agradece en viajes largos.

Los controles son los mismos que encontramos en todas las BMW, así que resulta muy fácil encontrarlos si estás acostumbrado a los productos de la marca.

El motor es realmente impresionante, no importa a qué rango de revoluciones estés circulando o la velocidad engranada de la transmisión, si apretamos el acelerador, de todas formas tiene una aceleración muy buena. Cuando circulamos en ciudad, la verdad es que hasta sobran las revoluciones a las que puede girar el motor pues con que cambiemos entre las 5 y 6 mil revoluciones por minuto, el motor se comporta muy bien, teniendo torque en todo momento. Además, gracias al asistente de cambio pro, prácticamente nos olvidamos del clutch hasta que nos volvamos a detener y cuando te das cuenta, fácilmente estás rodando en sexta velocidad a un paso tranquilo.

Ahora que cuando quieres realmente explotar las capacidades de esta moto, responde y muy bien pues el motor sube de revoluciones rapidísimo, la aceleración se torna hasta violenta. Esto definitivamente resulta muy divertido en una carretera sinuosa o cuando se libera el camino.

El agarre es espectacular, los cambios de dirección muy rápidos y los frenos están a la altura para contrarrestar la impresionante aceleración, además cuenta con ABS Pro, este sistema que toma en cuenta la inclinación de la moto para actuar y que solamente estaba disponible en la HP4.

Nos llamó la atención que no se puede regular la altura de la palanca del clutch, algo que sí tiene la R 1200 GS por ejemplo. De hecho aquí es donde no nos termina de cuadrar por completo el equipamiento de la S 1000 XR 2016 pues aunque el rango de precios está casi igual que la R 1200 GS, no tiene el mismo nivel de gadgets. Le faltan las luces principales de LED, el ajuste de la palanca de clutch que mencionamos antes y la opción del Keyless Ride, pequeños detalles que se agradecerían en una moto de 300,000 pesos.

Otras cosas que no nos gustaron es que la motocicleta vibra considerablemente entre las 4,000 y 6,000 rpm, restándole comodidad; el parabrisas se raya muy fácilmente y que el radiador queda muy expuesto, forzándote a comprar un protector para el mismo.

 

Conclusión

La moto la utilizamos en ciudad, carretera, un poco de terracería, tránsito pesado y carretera sinuosa. Fue nuestro medio de transporte de todos los días por una semana completa y la verdad es que se comportó muy bien. A diferencia de su hermana menor, la S 1000 R, no se calienta tanto en el tránsito, la posición de manejo es más cómoda, tiene mucho mejor protección contra el viento y el radio de giro es más corto, lo que facilita las maniobras a baja velocidad. Creemos que aunque BMW no la estipula como un medio de transporte citadino bien lo puede ser pero además tienes una verdadera moto deportiva para cuando la situación lo amerita. Finalmente, cuando cargamos con pasajero, prácticamente no se nota en la conducción, en gran parte por el ajuste electrónico de la suspensión, además quien viaje atrás gozará de un asiento bastante amplio y cómodo.

Nos gustaría poder compararla con la Ducati MultiStrada que acaba de renovarse pero desafortunadamente no hemos podido probarla hasta ahora. Eso sí, la verdad es que de entrada la Ducati tiene un diseño mucho más especial, esperemos un día poder ponerlas lado a lado y probarlas como se debe.

Déjanos tu comentario, ¿cuál te gusta más, esta BMW S 1000 XR 2016 o la Ducati Multistrada 2016?

 

 

 

BMW S 1000 XR 2016 a prueba

Héctor Mañón recomienda

Cuéntanos que opinas