Motos

Yamaha FZ-S versión 2.0 2016 a prueba

Manejamos la moto más vendida de la marca japonesa

Yamaha FZ-S versión 2.0 2016 a prueba

Antecedentes

Yamaha clasifica la familia FZ como deportivas y contempla desde la más pequeña que estamos probando hasta la FZ-09. En realidad la parte baja la podríamos clasificar como urbanas si nos preguntan a nosotros, pero bueno…. Aquí encontramos el modelo de entrada que es la FZ FI (antes conocida como FZ16), seguida de la FZ-S que estamos probando y finalmente la Fazer. Las diferencias entre la FZ FI y la FZ-S están en los gráficos y el pequeño parabrisas mientras que la Fazer cuenta con un carenado que protege mejor del viento.

Las diferencias con el modelo anterior son varias, empezando por el diseño exterior en el que podemos apreciar un nuevo faro, los asientos de conductor y pasajero separados, la salpicadera de la rueda separada del colín, el escape, los gráficos y colores disponibles.

 

Precio: $38,490 pesos

 

Características técnicas y mecánicas

Los cambios con la generación anterior que no se ven están en el manillar que es 2cm más ancho, la construcción que es 3Kg más ligera para quedar en 132 kilos en disposición de marcha y por supuesto en el motor. Éste es completamente nuevo e incorpora la tecnología Blue Core que hace más eficiente la quema de combustible mediante un sistema de inyección electrónica de combustible y componentes de menor fricción y peso. En la FZ –S de modelo anterior éste era de 153cc pero ahora disminuyó marginalmente para quedar en 149. En cuanto a la transmisión, encontramos cinco velocidades y una entrega final de cadena.

La suspensión se mantiene de horquilla telescópica adelante y de monoshock atrás, al igual que los frenos que son de disco hidráulico adelante y de tambor mecánico en la parte trasera como en la generación anterior.

 

Confort

La posición de manejo es muy confortable para el uso al que está dirigido que es ciudad. El manillar no está ni muy bajo ni muy alto, el asiento tiene buena altura respecto al piso y los posa pies están paralelos al asiento.

Lo único que encontramos que no nos gustó fue que el parador central llega a estorbar si tu bota es muy grande pues está completamente pegado al posa pie izquierdo.

En cuanto al cuadro de instrumentos, encontramos bastante información en la pantalla de LCD monocromática como el tacómetro, velocímetro, odómetro con un viaje de memoria y el nivel de combustible completo. Además, alrededor están los focos de la posición de neutral, direccionales, Check Engine, luces altas y del modo ECO que entra en funcionamiento si no apretamos mucho el acelerador y ayuda a ahorrar combustible.

 

Manejo

Como bien dijimos antes, el motor es de un cilindro de 149cc con árbol de levas sencillo a la cabeza y que entrega una potencia de 13 caballos a 8,000 rpm y 9.4 lb-pie de torque a 6,000 rpm. Éste responde muy bien gracias al sistema de inyección de combustible y a la transmisión que está muy bien escalonada para desquitar la potencia y torque, sobre todo en la parte baja del velocímetro. Cuando nos acercamos a los 90 Km/h es que se empieza a notar el tamaño del motor y superar los 100 Km/h es una tarea casi imposible, o por lo menos a la altura de la Ciudad de México que es donde la probamos. Por supuesto que estamos conscientes del tipo de moto que es y que no está hecha para velocidades más altas, así que quedamos muy conformes con la respuesta del propulsor.

El accionamiento de la transmisión y de hecho de todos los controles se percibe muy preciso, como muy apretado. Los cambios de velocidad se sienten mecánicos y la respuesta del freno delantero es buena, tal vez sólo el de atrás nos quedó a deber en cuanto a potencia pues el pequeño tambor no es suficiente para frenar por completo a la moto. Eso sí, puedes estar seguro que nunca bloquearás la rueda trasera.

El asiento nos pareció muy cómodo pero no tanto la suspensión pues en un pavimento irregular –de los que casi no hay en nuestro país- todo se transmite directo a los brazos y espalda del conductor, provocando que no sea tan cómoda en este tipo de terrenos.

Gracias al impresionante bajo peso de sólo 132 Kilos, mover la FZ-S 2.0 es increíblemente fácil tanto en el tránsito citadino como a grandes velocidades. La moto se inclina fácilmente y tiene buen agarre en las curvas, sólo a veces el tema de la suspensión dura puede restarle confianza para curvear a más velocidad y a ángulos más inclinados pues se llega a mover por lo mismo.

La posición de los espejos retrovisores es algo que nos gustó mucho pues están contenidos en el ancho del manillar, es decir que la moto no es más ancha en los espejos que en el manillar. Esto se traduce en que puede ser sumamente escurridiza en el tránsito y por pequeños espacios que otras motos no pasarían.

 

Conclusión

Todos estos cambios, de acuerdo a la marca, mejoran el consumo de combustible en un 14%. Algo que será de suma importancia para las flotillas o para quienes simplemente están buscando un medio de transporte eficiente y económico.

Al mismo tiempo que manejamos esta FZ-S tuvimos oportunidad de convivir con una Bajaj 200 NS, uno de sus principales rivales y que sin duda le han quitado algunas ventas. No pudimos realizar una comparativa como tal pero esperemos muy pronto poderla hacer.

Lo que sí notamos es la calidad percibida en la Yamaha que sin duda es superior, en cuanto a respuesta del motor, definitivamente la Bajaj tiene la ventaja, al igual que en la suspensión que en la india es más suave y perdona más. Pero gracias al sistema de inyección, la Yamaha ahora responde mejor en la parte baja o justo cuando iniciamos el movimiento, entonces son unas ganadas por otras.

El precio de esta Yamaha FZ-S 2016 es de $38,490 pesos pero si no te importa el no tener la pintura especial y el pequeño parabrisas, puedes adquirir una FZ FI 2.0 con el mismo motor y mecánica por $36,990 pesos.

 

 

Héctor Mañón recomienda

Cuéntanos que opinas