Tecnología

¿Por qué son tan caras las llaves de los automóviles modernos?

Se ha convertido en complejos dispositivos.

¿Por qué son tan caras las llaves de los automóviles modernos?

Hoy en día, perder la llave de un automóvil, significa perder tiempo y dinero. Y es que a diferencia de antes donde un cerrajero podía hacer una llave desde cero por medio de la combinación de una de las cerraduras, en la actualidad, es imposible hacer eso, ya que gran parte de los vehículos disponen de llaves remotas, que son sumamente complejas.

A diferencia de una llave antigua o de metal puro, las llaves de la actualidad, además de contener la llave física -a veces no visible-, contienen una serie de componentes entre los que destaca un transmisor, un receptor y un microchip con un código. Este último, es la pieza más elemental, ya que sin una codificación no podría ser posible tener comunicación con el automóvil.

De esta manera, si se pierde la llave del automóvil, la llave física como tal no resulta tan cara, si se compara con el proceso de reprogramación, ya que se necesita un control estricto sobre los códigos. Además del costo, este proceso puede demorar, y es que, aunque pudiera ser relativamente sencillo, volver codificar una llave requiere trabajo y tiempo -entre uno o días-.

Debido a la tecnología de seguridad y al trabajo que implica obtener un nuevo juego de llaves del automóvil, el costo de recuperación -llave + reprogramación- varía según el modelo, pero generalmente será de varios cientos de pesos. En caso de que se trate de una llave digital como las que usa BMW, el gasto supera los $20,000 pesos.

Si se presenta el infortunio de perder las llaves con chip y no tener duplicado, lo que se debe hacer es acudir a un distribuidor para obtener una copia. Para ello, habrá que comprobar que es el dueño del vehículo por medio de una copia de la factura y una identificación. Esta misma documentación, le permitirá encontrar el código de la llave por medio del VIN del vehículo.  

Luis Hernández recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos