Prueba de Manejo

Ford Mustang Shelby GT500 2020 a prueba, brutalidad completamente refinada

¡Así de ambigua es esta bestia de 760 hp que puede llevar a un bebé dormido en su sillita a 280 km/h!

Ford Mustang Shelby GT500 2020 a prueba, brutalidad completamente refinada

Antecedentes

El nombre de Carroll Shelby hasta hace unos meses era un nombre casi sagrado para los entusiastas de los Muscle Cars y desde la película Ford v Ferrari todo el mundo conoció a este personaje que se forjó un nombre en la historia del automovilismo no solo estadounidense si no mundial, Shelby fue piloto de Aston Martin en carreras de resistencia en los años 50, incluso participó en la V Carrera Panamericana México en 1954 al volante de un Austin Healey. A bordo de ese auto y en tierras mexicanas tuvo uno de los accidentes más serios de su corta carrera tras el volante.

Hoy todo el mundo sabe quien es Carroll Shelby y lo asocian con las 24 Horas de Le Mans, y con el Ford GT40 que llevó a la victoria -como Director del equipo- en varias ocasiones en la mítica carrera de La Sarthe en la segunda mitad de los años sesenta.

Pero la fama de Shelby no empieza ahí, inicia algunos años antes, cuando empezó a modificar en los EE.UU. un pequeño auto biplaza de origen británico llamado Bristol construido por AC (Auto Carriers), que de serie tenía un discreto motor, el cual Shelby desechó e instaló motores de origen Ford evidentemente de ocho cilindros.

Los AC Cobra fabricados por Carroll Shelby en Los Angeles y rápidamente se convirtieron en objetos de deseo y dada su limitada producción el tener uno era sumamente exclusivo. Los Cobra fueron recibiendo modificaciones al paso del tiempo, y dichas modificaciones obedecían más a la potencia de los V8 Ford que a razones estéticas, de 1961 a 1967 la empresa de Shelby fabricó los AC Cobra Seres l, ll y lll. Hoy alguno de ellos alcanza cotizaciones de varios millones de dólares.

 

¿Cuándo nace el primer Mustang con apellido Shelby?

En 1965 se devela el primer Shelby GT 350 y se trató de una severa la modificación a un vehículo lanzado al mercado pocos meses antes llamado: Mustang  -con carrocería 2+2 o también conocido como Fastback- el cual fue dotado de un motor Ford V8 Windsor 289 PC HiPo (Código K) de 4.7 litros y que gracias a las modificaciones hechas por Shelby entregaba 306 hp a las 6,000 rpm ¡Una locura para la época!. Al año siguiente al poderoso motor se le podía adicionar un súpercargador Paxton que elevaba la potencia hasta los 390 hp ¿Se lo imaginan en esos años?

 

El primer Shelby GT 500

Nace bajo el ojo avizor de Carroll Shelby en 1968, montaba el descomunal V8 de 427 pulgadas cúbicas o SIETE LITROS llamado Police Interceptor.

Los primeros Shelbys estuvieron en producción de 1965 a 1970 y la colaboración Shelby-Ford renace en el 2006

Bueno pues… dejémonos de historias -que en casos como éste son enteramente necesarias- y concentrémonos en el modelo 2020.

Nuestro GT500 de prueba tiene el número 002 de 150 que llegarán a nuestro país, con la configuración que tiene el precio es de $2,300,000.00 ¡Si Dos Millones 300 mil pesos! Y ese precio puede aumentar si se decide pagar los extras como los rines de fibra de carbón – o de carbono para que no me regañen-

Bajo el cofre encontramos un V8 PREDATOR de 5.2 litros SUPERCARGADO que nos ofrece 760 caballos de fuerza en el rango de las 7,300 rpm y genera un torque de 525 libras pie a las 5,000 revoluciones.

El motor está acoplado a una transmisión robotizada de doble embrague de siete cambios manufacturada por TREMEC y precisamente la transmisión es una de las cosas que ha hecho que los puristas frunzan el ceño, ya que -según ellos- las cajas de doble embrague no van con un Muscle Car, y a esos puristas recalcitrantes les digo que por más ortodoxo que se pretenda ser no se le puede dar la espalda a la tecnología, y a ese respecto las cajas de doble embrague han demostrado que son lo más rápido que puede haber en cuestiones mecánicas.

Otra de las cosas que brilla en el GT500 es el esquema de suspensión: del eje delantero hay poco que explicar, ya que recurre al confiable sistema MacPherson. El eje trasero es multibrazo e independiente -eso no es una novedad- ya que desde que nació la sexta generación de Mustang en 2014 todos tienen esta necesaria virtud. Los ingenieros de Ford nomás tardaron 50 años en darse cuenta que tanta potencia no es fácil de controlar en un vehículo que tiene una suspensión de camión en el eje trasero. Además de una suspensión muy precisa en el GT500 nos encontramos en las cuatro esquinas amortiguadores con actuadores magnetoreológicos denominados MAGNERIDE y funcionan así: El amortiguador trabaja modificando su dureza en función de las necesidades de conducción y basándose en la información recibida de sus sensores periféricos colocados en el vehículo y que se encargan de informar de la situación de la carretera y otros parámetros del vehículo. Todo esto lo realizan en nanosegundos.

El sistema de frenos está firmado por BREMBO y tiene discos flotantes de 15.5 pulgadas con mordazas de seis pistones en el eje delantero y de 15 pulgadas con mordazas de cuatro pistones en el eje trasero.

Tras el volante

Ya que sabemos todo lo que trae, y del nivel de poder a disposición decidimos que el mejor lugar para conocer a fondo el GT500 era en una pista, así que prestos nos fuimos a la pista bautizada en honor a Moisés Solana, y además que probamos el Shelby lo hicimos con sus competidores directos de las otras dos marcas estadounidenses en un Frente a Frente de más de 2,200 caballos de poder.

A diferencia de otros Shelby que he tenido la oportunidad de conducir noto que en el GT500 hay mejores materiales en el interior, los asientos son envolventes y ofrecen un excelente soporte lateral sin ser incómodos.

Una de las primeras cosas que desconcierta es la ausencia de una palanca de cambios… ¡En efecto, no la hay! En su lugar encontramos una perilla selectora colocada en la consola central y en el caso de decidir hacer el cambio manual, para ello están las paletas en el volante.

Toda la atmosfera a bordo está enfocada al manejo deportivo, desde la apariencia del cuadro de instrumentos hasta las Track Apps en donde el conductor puede elegir la información y función desplegada, por ejemplo los tiempos por vuelta -en el caso de usarlo en un circuito-, también con las Track Apps se puede seleccionar y activar el “Launch Control” para arranques de cero al más puro estilo de la NHRA. Otra cosa que se agradece con una enorme sonrisa en cuanto se actica es el sonido del sistema de escape, que tiene cuatro ajustes: Manual, Silencio, Sport y Pista.

Ya habituado al interior que nos abofetea con mucha información y bien acoplado en los RECARO empiezo la primera de muchas vueltas en la pista con esta bestia, y no niego que hay mucho respeto, precaución y algo de miedo al liberar esos 760 caballos.

Los anteriores Shelby que había tenido la oportunidad de manejar en pista exigían muchos conocimientos físicos para manejar y anticipar las violentas transferencias de peso, mismas que exigían una gran suavidad de reacciones tanto del volante como del acelerador al administrar la potencia al piso. Pues les cuento que en el GT500 esas cosas son del pasado, ya que gracias a la puesta a punto y al impecable trabajo de la suspensión Magneride es mucho más fácil llegar a los límites en una pista, al más puro estilo de un Coupé Gran Turismo Europeo, ahora si el Shelby está a la altura dinámica de Aston Martin por ejemplo, sin dejar de mencionar a los alemanes de alto desempeño, y sin olvidar de los italianos que triplican el precio.

Un verdadero GT, con facultades y con muchos años de aprendizaje y desarrollo detrás.

Siempre lo dije, los Shelby hasta la sexta generación eran camiones extra poderosos, impredecibles e incontrolables. Hoy los señores ingenieros de Dearborn en las cercanías de Detroit me han callado la boca y han presentado al mundo un producto simplemente espectacular ¡Bravo!

Conclusión

Seamos claros, un GT500 no es una compra racional, es NETAMENTE pasional, no es un coche para uso diario, no es práctico y en condiciones de tránsito severo seguramente sufrirá muchísimo.

Si te hierve la sangre con un Shelby, te gusta tener un trozo de historia en tu garaje y te sobran 2.3 millones de pesos corre a comprarlo, que solo hay 150, para 150 locos por el poder embriagador…

Por cierto, el seguro anual de Ford Mustang Shelby GT500 con AIG Seguros es de $30,072.90 pesos. Cotiza aquí el seguro de tu auto, con cinco de las aseguradoras más importantes de México.

¡Yo siempre dije “Los Shelbys son camiones”, y hoy tendría uno sin problemas! Hoy ya no es un camión, es un verdadero GT.

Alejandro Konstantonis recomienda

Cuéntanos que opinas