Gadgets

El increíble Vanguard Racing Skeleton, de Franck Muller

Seduce con un look basado en el automovilismo y cuatro opciones de caja: oro rosa, acero, carbono y titanio.

El increíble Vanguard Racing Skeleton, de Franck Muller

Desde que Franck Muller introdujo por primera vez la serie Vanguard hace más de cinco años, la colección sigue moviéndose hacia adelante y se ha convertido en la plataforma en la que se lanzan desarrollos nuevos y audaces.

La colección también introdujo una nueva era para la marca, ya que se alejó de los relojes centrados en la joyería y se restableció como una excelente diseñadora de relojes. Junto con la colección Vanguard, vimos emerger nuevos modelos de cronógrafo, así como impresionantes tourbillons de gran tamaño e increíbles renacimientos de complicaciones clásicas de Franck Muller como la Crazy Hours.

La colección Vanguard le recordó a la industria en general que Franck Muller fue uno de los primeros relojeros en colocar el tourbillon en la parte delantera del dial del reloj, en lugar de mantenerlo en la parte posterior del movimiento como en la relojería tradicional.

En vísperas de su 30 aniversario, la marca continúa expandiéndose en su serie Vanguard, con un nuevo modelo, el Racing Skeleton, que llegará a las tiendas este trimestre. El reloj establece el aspecto audaz y definitivo de la colección Vanguard al estilo de una máquina inspirada en el automovilismo, ofreciendo un reloj sexy con mejoras ocultas en el chasis.

Un display diferente

En el corazón del Vanguard Racing Skeleton se encuentra el movimiento FM 2800-DT, un calibre de tres manos que es un movimiento de base utilizado anteriormente en otros modelos Vanguard Racing. Esta vez, el movimiento está completamente esqueletizado y es visible a través de la parte delantera del reloj, que tiene un cristal transparente secundario dentro del reloj que muestra los segundos centrales y el tren de engranajes que se encuentra debajo.

El reloj difiere de otros modelos de esqueletos de Vanguard anteriores, como el Grande Date o Gravity. Un anillo central de segundos, que soporta la pantalla de segundos en el centro del dial y debajo del cual descansa una pantalla de fecha esqueletizada, se adjunta a la caja a través de los marcadores de hora, que alternan entre barras en ángulo y números arábigos recortados. El movimiento se encuentra debajo de esta capa, con cuatro puentes que lo sostienen, lo protegen contra golpes y se atornillan en la parte posterior.

Mientras que las manecillas de hora y minutos funcionan casi de la misma manera, la manecilla de segundos es un asunto completamente diferente. El inicio de la carrera de segundos es a las seis en lugar de a las 12, de forma muy parecida al velocímetro de un vehículo. Puede que esta reposición no parezca mucho, pero tiene un efecto muy significativo cuando se trata de mirar el reloj. Por ejemplo, el cambio de minutos que tiene lugar cuando el segundero pasa “59” ahora ocurre en la base del dial en lugar de en la parte superior, y el salto de fecha está programado de manera similar.

Hay cuatro variaciones disponibles de caja: en oro rosa, acero, carbono o titanio. El reloj tiene una correa de gamuza con una parte posterior de caucho, que también está unida a la caja del reloj mediante dos tornillos en lugar de una barra de resorte estándar. Por lo tanto, la correa parece fusionarse con la caja, en lugar de colocarse alrededor, dándole una apariencia perfecta en el diseño. Los entusiastas del automovilismo encontrarán que esta es una adición encantadora a su colección.

Revolution recomienda

Cuéntanos que opinas