Novedades

El nuevo Derrick Tourbillón, algo distinto de Louis Moinet

Se presentan dos nuevos modelos Derrick, un concepto que revolucionó a la alta relojería con su sistema de bombeo y mecanismo automático.

El nuevo Derrick Tourbillón, algo distinto de Louis Moinet

En 2013 Louis Moinet presentó un nuevo concepto de relojería: el Derrick Tourbillon, un reloj que combinada el movimiento de una torre de perforación con el ritmo regular del tourbillon.

Después de que la fama del reloj se extendiera mundialmente, Louis Moinet presenta una versión moderna y minimalista del Derrick y se consolida como una marca líder en innvoación.

La tecnología del nuevo Derrick

Un sistema de bombeo de crudo adorna la parte delantera del reloj, en el que se muestran los componentes tradicionales y distintivos de la torre de perforación: el eje principal y la cabeza de caballo, el eje de transmisión y su contrapeso. El resultado es una pantalla potente y minimalista, con un ciclo que se repite tres veces por minuto. Lograr esta hazaña técnica requirió el uso de un material extremadamente ligero y vanguardista: aluminio cepillado.

Si bien los esos mecánismos han existido desde fines del siglo XVII, no se puede negar que el Derrick es uno verdaderamente espectacular. Louis Moinet ha optado en este modelo por mostrar su sistema pionero colocándolo sobre dos subdiales de color negro.

El primero, con una sensación bastante más tradicional, presenta una superficie perforada a mano para un brillo brillante. El segundo, con más matices de alta tecnología, compensa la torre de perforación con una malla tejida de fibra de carbono.

Para acentuar aún más el carácter imponente de esta nueva creación, los primeros modelos, LM-64.50.60, a la derecha el LM-64.50.51. , están disponibles en el legendario estuche NEO de Louis Moinet, cortado de oro rosa 5N pulido y satinado.

Una gran cantidad de nuevas soluciones técnicas se han dedicado a la creación del diseño, como pocas veces se había visto en la relojería.

Todo está construido alrededor de dos puentes horizontales, que abarcan la pieza y aseguran la correa en su lugar en cada extremo de sus asas. Un cristal de zafiro en la parte posterior del reloj revela el mecanismo automático y su peso oscilante, decorado con un patrón concéntrico de nube de París.

Astrid Zapata recomienda

Cuéntanos que opinas