Gadgets

Louis Moinet presenta un reloj que incluye material interestelar

El Space Revolution, de Louis Moinet, evoca una batalla en el espacio en los Geneva Days.

Louis Moinet presenta un reloj que incluye material interestelar

Habituados a que Louis Moinet cree relojes literalmente únicos no implica que la sorpresa deje de ser parte de los sentimientos que suscita, dada la estética sin par, el arte relojero y la técnica que hace honor al nombre de la casa.

En el marco de los Geneva Days, que terminaron el fin de semana, la casa fundada y dirigida por Jean-Marie Schaller, y que tiene como inspiración a Moinet, inventor del crónógrafo, presentó el Space Revolution. Esta edición limitada cuenta con ocho piezas, que incluyen breves fragmentos de material interestelar, que agregan atractivo a los relojes de por sí espectaculares.

Dos naves espaciales luchan bajo una cúpula de cristal de zafiro, enfrentándose dieciocho veces por hora: la nave espacial superior completa una rotación en el sentido de las agujas del reloj cada cinco minutos, mientras que la nave inferior gira en la dirección opuesta, completando una revolución en sentido antihorario, cada diez minutos. Mientras tanto, dos estaciones espaciales que giran constantemente constituyen una poderosa defensa contra los efectos de la gravedad (los tourbillones).

Para garantizar que puedan flotar libremente en el espacio, las embarcaciones pesan apenas 0.5 gramos cada una y están hechas completamente de titanio, con un acabado de color cerámico híbrido aplicado a mano. Su movimiento se puede medir en términos de la velocidad de la luz, casi 300 millones de metros por segundo. Las profundidades del espacio se han reproducido insertando una pestaña flotante entre el cilindro y la cúpula de cristal de zafiro.

“Para establecer el Space Revolution como una creación histórica de su tiempo, tuvimos que dejar de lado todas nuestras certezas. En una ruptura total con el pasado, la carcasa ha sido completamente rediseñada. Hecha de oro pulido con acabado satinado, la base sostiene la cúpula de cristal de zafiro, permitiendo que la magia sea admirada tanto desde un lado como desde arriba. Hay movimiento en todas partes: las dos naves espaciales, por supuesto, más las dos jaulas de tourbillones voladores, cuyos satélites giran sobre su propio eje una vez por minuto ”, explica Jean-Marie Schaller.

El mecanismo no tiene precedentes. Inicialmente considerado imposible, el diseño requirió más de tres años de investigación. Hoy en día, la construcción de esta arquitectura sumamente sofisticada requiere un trabajo minucioso de un puñado de destacados relojeros. El movimiento consta de dos osciladores, cada uno equipado con un mecanismo diferencial para proporcionar una mayor precisión. Cada reloj tiene más de 470 componentes y seis cojinetes de bolas de cerámica para garantizar la rotación y el equilibrio perfecto de todas las partes giratorias (las naves espaciales, las jaulas de los tourbillones y el centro del marco de titanio dorado).

Incluso los mecanismos de cuerda y puesta en hora se distinguen de otros relojes: un selector de funciones integrado en el fondo de caja alterna entre los dos.

Para complementar el efecto de espacio profundo, la tecnología de vanguardia dota a la carátula de propiedades de absorción de luz, logradas mediante nanoestructuración láser, sobre una base de titanio, que crea pozos para capturar la luz.

La naturaleza individual de cada reloj ofrece una oportunidad para que Louis Moinet reafirme su identidad como especialista en materiales extraterrestres. Cada reloj de esta edición limitada de ocho es verdaderamente único, gracias al fragmento de meteorito colocado debajo del centro de las manecillas del reloj. Uno es de la Luna, otro de Marte, otro nuevamente de la roca más antigua conocida en el sistema solar y otro más de un fragmento que contiene aminoácidos.

Revolution recomienda

Cuéntanos que opinas