Motos

BMW R nineT Scrambler lista para la aventura diaria

Una moto de apariencia aventurera y un grado de personalización máximo, aunque podría mejorar.

BMW R nineT Scrambler lista para la aventura diaria

Con la aparición de la nueva R 18, la familia de motos Heritage de BMW se incrementó, ya que anteriormente solo las muchas versiones de la R nineT eran las protagonistas. De aquellas sobresalieron la Racer (hoy ya fuera de catálogo) tipo café racer, la Urban G/S con un enfoque rudo, y claro la Scrambler que les traemos ahora, una moto más equilibrada en cuanto a comodidad y manejo.

Desde que se concibieron las R nineT se ideo que fueran motos con alto grado de personalización con piezas de fábrica o especiales como las piezas maquinadas del paquete Opcional 719 que encarecen la moto bastante. En el caso de nuestra Scrambler contamos de salida con rines de cinco brazos, asiento en colores distintivos, escape doble elevado y tal vez lo más polémico, una suspensión delantera convencional, a diferencia de la invertida que usa la R nineT original.

Apartado mecánico

Posiblemente BMW Motorrad ya esté pensando a mediano plazo algún sustituto de la gama R nineT, lo merece; en el presente la mecánica lanzada hace casi ocho años sigue siendo un motor en configuración bóxer de dos cilindros enfriando por aire/aceite, de 1170 cc que desarrolla 110 hp y un par motor de 85.5 lb-pie que se entrega a las 6,000 rpm, es decir, la moto trabaja muy bien en el rango medio de las revoluciones y la caja de cambios es de seis velocidades.

En cuanto a las dimensiones destacan los 880 mm de ancho, la altura del asiento a 820 mm (con opciones de 850 y 790 mm) y un peso de 220 kg, sí, no es nada ligera. El tanque de combustible es de 17 litros y hasta eso el motor no es tan sediento por lo que te permite viajes de intermedios a largos sin tanto problema.

Prueba de manejo

En este punto quiero señalar que la Scrambler que manejamos contaba con llantas de tacos (doble propósito), que en el presente vienen como opción, estos neumáticos no son tan extremos como los de la Urban G/S, pero se sienten al rodar, sobre todo a baja velocidad. Fuera de la R nineT Racer toda esta gama cuenta con la misma posición de manejo y es muy cómoda para la espalda, con los brazos y hombros relajados y algo que tal vez sea un punto muy personal, es que los posa pies están algo atrasados debido al motor bóxer y cuando quieres estirarte luego de rodar un buen rato, seguramente te darás un buen golpe en las espinillas.

Dicho motor se ha pulido desde su lanzamiento y si bien ya no es tan “bronco” como al principio, si te hace sentir la torsión de la aceleración, aunque ahora ya no afecta tanto en el curveo. Antes esta moto era más purista y solo ofrecía frenos ABS, ahora contamos también con control de tracción y ... ya, sin dudas es la moto más clásica de la marca en cuanto estos elementos electrónicos. El basculante/cardán cuenta con el sistema paralever, que evita que al acelerar el asiento “se hunda” ya que la suspensión se mantiene siempre firme, aunque en este caso la llanta delantera no tiene este sistema (telelever) y justo ahí está el problema.

Una suspensión de horquilla convencional ofrece una calidad de marcha más suave y absorbe los malos caminos, pero resta sensación de manejo, mientras que la horquilla invertida nos brinda mayor información a las manos, sí, es más dura, pero te permite un mejor manejo.

Imaginen, la moto es pesada y la suspensión delantera muy suave, esto causa que al frenar la moto se pique demasiado al frente, acentuándose más a baja velocidad y ya ni les menciono el sentir en un camino de terracería, donde a cada rato sentirás que besas el faro, claro, a esto te acostumbrarás con el tiempo y medirás mejor tu frenada, pero esto va contra el sentir de manejo Scrambler que son las “abuelitas” de las doble propósito.

Nuestra prueba de manejo nos llevó a recorrer largas rectas de carreteras de cuota, pocas zonas sinuosas, pero sí caminos de terracería y adoquinados. En recta se disfruta el camino, vas en un sillón y solo te pelearás con el aire pegándote en el pecho si decides acelerar a todo, que según la marca puedes llegar a 200 km/h, aunque me quedé solo en 185 km/h. en cualquier curva a velocidad sentirás dos movimientos extraños, uno por los neumáticos de tacos (algo normal) y el otro por el movimiento de la suspensión, algo que sinceramente no me gustó y disfruté mucho más la NineT normal. En el curveo lento las cosas se sienten más y una frenada de pánico causa que tengas que hacer más fuerza en los brazos para no irte de frente.

En el camino adoquinado y aunque no era tan cómodo de plano me paré sobre los posa pies, fue bastante relajado, aquí la suspensión suave fue una bendición y hasta divertido y en el camino de tierra hubiera querido poder desconectar los frenos ABS pero no se podía, y al llegar a una zona de charcos con baches no fue bueno sentir como se hundía hasta el fondo la suspensión delantera al tal grado de escuchar el golpe.

Sin dudas creo que sería excelente que estas R nineT tuvieran la suspensión invertida, incluso la extinta Racer sufría lo mismo que está Scrambler. Fuera de eso es una moto que nació como un nuevo segmento para la marca, y si bien pocas personas la usan para viajar, cuenta con un gran mercado de seguidores.

 

Motor: bóxer dos cilindros

Cilindrada: 1170 cc

Potencia: 110 hp

Par motor: 85.5 lb-pie

Peso: 220 kg

Tanque de combustible:  17

Velocidad: más de 200 km/h. según la marca

Precio: desde $ 260,300.00 pesos

Destino Viajero recomienda

Cuéntanos que opinas