logo autocosmos Vende tu auto
Tuning

Volkswagen Golf GTI MKVIII by Manhart, un sleeper con mucha clase

El hot hatch consentido recibe vitaminas y un cambio de imagen al estilo del preparador alemán.

Volkswagen Golf GTI MKVIII by Manhart, un sleeper con mucha clase

Es un hecho que siempre queremos hacer del auto algo más personal, distinguirlo con algún detalle, cambiar algo que pudo ser mejor diseñado o fabricado, etc. Por supuesto que hay autos que no facilitan tanto esta labor, pero hablando del Volkswagen Golf GTI, siempre tendremos una voz diciéndonos al oído: “¿qué esperas? cambia los rines, dale más potencia…” y eventualmente, uno cae en la tentación.

¿Qué pasa?

En Manhart saben bien que, inevitablemente, lo anterior va suceder, así que apenas había llegado el nuevo Volkswagen Golf GTI MKVIII al mercado europeo, pusieron su experiencia y talento para desarrollar un exclusivo paquete de tuning que contempla algunas mejoras para la carrocería, rines, detalles en el habitáculo y como es su sana costumbre, un trabajo serio para el incremento de potencia.

Los cambios en el exterior son bastante sutiles (bien ahí), sin necesidad de sobresaturar de elementos la carrocería del GTI. En ese sentido, Manhart tiene claro que el buen gusto no está peleado con la funcionalidad y lo demuestra con la incorporación de rines en 19x8 pulgadas con acabado negro semi-mate. Para acentuar el diseño exterior y mejorar el centro de gravedad, el preparador alemán recurrió al especialista, H&R, para “bajar” el auto 1.6 pulgadas mediante un kit de resortes progresivos. En los costados, una delgada línea roja recorre el auto, como una extensión del clásico ribete rojo de la parrilla central. Este detalle de color, también lo podemos ver sobre el techo, portón trasero, así como en el difusor trasero; de ahí en más, el Golf GTI MKVIII by Manhart luce elegante y casi inofensivo, casi…

El interior, no sufrió grandes modificaciones, aunque quizás quitar ese “apagador” que ocupa el lugar de la tradicional palanca de velocidades, y colocar algo con más dignidad hubiera sido buena idea, pero en fin, es lo que hay. En cambio, Manhart se puso creativo y trabajó arduamente con la iluminación en la cubierta interior del techo, para darle un efecto de cielo nocturno muy estrellado, al estilo Rolls-Royce; sigo pensando que instalar una verdadera palanca de velocidades valía más la pena, aunque dicho trabajo de iluminación y tapicería está muy bien logrado.

Volkswagen Golf GTI MKVIII by Manhart: Sleeper en potencia

El auto ganó mucha personalidad con el trabajo realizado en el exterior que, como mencionaba, tampoco es que se hayan “volado la barda”, pero es suficiente para que este GTI se distinga sin levantar sospecha alguna de lo que pudiera ocultar en cuanto a su desempeño.

La mano experta de Manhart trabajó, como casi siempre lo hace, en un módulo de control (ECU) específico para el auto denominado MHtronik. El delicado remapeo de la computadora les tomó bastantes horas de trabajo, aunque parece que al talento y pasión de estos tuners no hay quién les gane, ya que lograron obtener 44 Hp y 41 Lb-pie extras del motor 2.0 L TSI, únicamente trabajando con la electrónica, ¡ni siquiera abrieron el cofre! quizás sí, para limpiar el motor.

Finalmente, este Volkswagen Golf GTI MKVIII desarrolla 286 HP y 313 lb-pie, con lo que ha mejorado significativamente sus marcas en el 0-100 km/h utilizando gasolina convencional y sin ningún tipo de aditivo. En el paquete de performance que Manhart desarrolló para el auto, también se puede incluir un sistema de escape de alto rendimiento muy necesario para aprovechar el trabajo realizado en la electrónica, así como frenos de mayor diámetro, pues en algún momento habrá que detenerse, ¿no?

De los costos no hay detalles, pero seguramente barato, no es. Lo más triste del caso es que ni siquiera veremos al Golf GTI MKVIII circular por territorio nacional.

Jonathan Miranda recomienda

Cuéntanos que opinas