logo autocosmos Vende tu auto
Prueba de Manejo

Audi RS3 2022, a prueba. Un sedán deportivo que remedia cualquier malestar

De las mejores evoluciones que la casa de los cuatro aros nos ha dado, como para olvidar todo.

Audi RS3 2022, a prueba. Un sedán deportivo que remedia cualquier malestar

Dejemos un poco de lado los aspectos románticos que ya sabemos: sí es un práctico sedán, a su cajuela le caben 321 litros de carga, visualmente es espectacular e impresionantemente sexy, pero, honestamente, su compra obedece más a la pasión que a la razón y, ¿sabes qué? ¡qué bueno! Porque eso es justamente lo que se necesita antes de manejarlo: ganas de salir a carretera para retarlo, no importa qué tan cansado estés o qué tan asintomático por COVID te encuentres; ya te cuento.

Audi RS3: Talismán de los cuatro aros

Fue cuestión de manejarlo brevemente durante la celebración de los 25 años de Audi en México para saber que la gama A3 tiene en este hermoso sedán un poderoso representante en las altas esferas de la familia Audi Sport, pero también en el selecto mundo de los autos deportivos. Y no es para menos, porque en plena era de las SUVs donde además algunas ya brillan por su deportividad, este sedán nos recuerda de dónde viene todo, extrapolando diseño, funcionalidad, tecnología y mucho, mucho alto desempeño.

Una jornada normal empieza revisando correos en el tráfico, haciendo llamadas y resolviendo logística. Aquel día, todo se acompañó de una extraña sensación de cansancio con dolor articular que ignoré a sabiendas de que un par de días antes había cubierto mi cuota de running. Entonces llegué al cuartel de Autocosmos y ahí estaba, con ese seductor Kyalami Green sobre su ancha carrocería, rines de 19” en acabado negro mate y destellos pulidos, con discretos flappers y entradas de aire funcionales.

Al presionar el control, los Faros Matrix LED y la función de luces dinámicas hicieron un elegante festival de bienvenida. Detalles en carbono, los anagramas, logotipos en negro y sin ningún rastro de aburrido cromo, además de la enorme parrilla frontal Single Frame agregaron sudor de manos a mi malestar, luego, al mirar el enorme sistema de escape por detrás del difusor trasero pensé: “esto se va descontrolar…”

Audi RS3: De los mejores habitáculos de Ingolstadt  

Este apartado es quizás el que más nos recuerde que estamos dentro de un sedán premium porque simplemente tiene todo lo que necesitas o esperas: conectividad, ergonomía destinada a la deportividad, pero ergonomía al fin; lujo y muchísimos aderezos a petición especial: materiales, texturas, o acabados. Pero realmente lo que hay que ver y probar es la disposición de componentes una vez sentados tras el volante y bien acomodados en los asientos deportivos que, sería mi malestar, pero a mí me recordaron a los legendarios Recaro.

La presencia del nuevo Virtual Cockpit de Audi es notoria, ahora es de 12.3”, mientras que la pantalla táctil mantiene sus 10.1”. El volante deportivo multifunción de mi RS3 tenía alcantara y una discreta mirilla en verde, las paletas de cambio no podían faltar y para asegurarse que el éxtasis fuese completo, Audi le puso a nuestra unidad de pruebas el paquete RS que incluye tapetes, cinturones de seguridad y ventilas con detalles al color de la carrocería. Con todo lo anterior puedo pasar por alto el triste diseño de la "palanca" -que ahora es un gatillo- de velocidades, pero no todo se puede, lo sé.

Audi RS3: Para todo mal, manejar…

…Y para todo bien, acelerar. Botón de encendido y ¡BROOOM! El galardonado Motor del Año despierta. La sinfonía del cinco cilindros 2.5 L TFSI turbocargado se acompaña de un elegante desfile de indicadores en el virtual cockpit que puedes ajustar visualmente como tú prefieras, en ese menú se encuentra la nueva función RS Runway que digitalmente emula a un indicador aeronáutico y se acompaña de del indicador de fuerzas G, aceleración y rpm´s, pero lo que se lleva las palmas tanto por novedad como por función es el Head up Display, porque si de poner atención se trata, este componente es de mucha ayuda, y vaya que se necesita atención.

Si bien el Audi RS3 en su versión sedán también puede ser un amable transporte del diario o un excelente “juguete” del fin de semana, la realidad es que estaríamos limitando su verdadero potencial, sería como tener a un voraz y letal lobo tras una jaula. Y si alguien por ahí cree que probándolo en la ciudad podrá “conectar” con él; amigos, están muy equivocados porque este auto pide a gritos salir a carretera o a una pista para demostrar su valía.

Para ese momento, el Audi RS3 había transformado mi malestar viruliento en una emoción generalizada, con sudor de manos, taquicardia y pupilas dilatadas como consecuencia de las diversas sensaciones que va otorgando el Audi Drive Select (Comfort, Auto, Dynamic, RS Individual y Efficiency), pero, honestamente, ¿a quién en su sano juicio le interesa ser “eficiente” con este pedazo de máquina? Audi comentaba que le ha "subido" +14 Lb-pie de torque y le creo porque incluso en los momentos más “holgados”, cuando más cómoda es la marcha, el motor siempre está listo para subir de vueltas y entregar potencia sin escatimar; basta un retroceso de velocidad para que el sigiloso lobo desate su furia y entonces todo suceda muy rápido.

Lo mejor ocurre entre la tercera y la quinta marcha, donde el torque es tan pleno como contundente; la sensación de aceleración aderezada con la información visual del Head up Display o el Run Away es brutal, cada orden en las paletas de cambio es seguida de petardeos y un exquisito bramido generado por los flappers del sistema de escape recordándonos que, a pesar de su contundencia, este auto demuestra ser la mezcla perfecta de aire comprimido, gasolina y electrónica, fórmula muy bien ensayada -y extrapolada- en la competición por Audi Sport.

En un modo más dinámico, el Audi RS3 es capaz, literalmente de ir agarrado al asfalto, de sobra está mencionar las bondades de la tracción Quattro y el bien accionar de la transmisión S Tronic que encontrará sus límites electrónicos cerca de las 6,500 rpms, pero, hay algo más que le permite al auto disfrutar deliciosamente los 400 Hp y 469 Lb-pie de torque, entonces recuerdo las novedades de su arsenal tecnológico: el Torque Splitter y el Torque Rear, o lo que es lo mismo: diversión pura.

Con el primero, el RS3 es capaz de corregir su trayectoria dentro de una curva complicada aprovechándola incluso para salir más rápido de ella. Mismo caso cuando llegas tarde a la frenada, algo que pudimos experimentar en el Hermanos Rodríguez, pero, en una situación real, esto significa dos cosas: diversión, y seguridad porque dependiendo de la situación, habrá momentos en los que el auto te dé tanta confianza o resuelva estoicamente la situación, que ni cuenta te darás.

Con el Torque Rear sí hay que ser más cautelosos porque el auto puede cambiar totalmente su actitud en los momentos más dinámicos, otorgando una sensación de tracción trasera, y esto es gracias a la nueva disposición de diferenciales en el eje posterior, así como una gran puesta a punto de la electrónica, misma que intervendrá sagazmente cuando la física comience a rosar sus límites permitidos. En cualquiera de los dos este auto es pura diversión.

Audi RS3: La mejor medicina

Al siguiente día de esta experiencia de velocidad tecnológica, salí positivo a COVID con sus respectivos síntomas, pero la realidad es que yo seguía en éxtasis por tal entusiasmo velocista contenido en el Audi RS3, un auto que valdrá la pena guardar en el garage para que, dentro de algunos años, al manejarlo recordemos a qué huele la gasolina y qué se siente curarse en la carretera, sobre todo en tiempos de virus, donde también todo se vuelve de litio y silencio.

Audi RS3: Precio

$1,429,900 pesos

Jonathan Miranda recomienda

Cuentanos que opinas