logo autocosmos Vende tu auto
Novedades

Ferrari SP51, un "one off" que vuelve todavía más atractivo al 812 GTS

Este exclusivo modelo a pedido, destaca por su exquisito color Rosso Passionale tricapa y su configuración roadster.

Ferrari SP51, un "one off" que vuelve todavía más atractivo al 812 GTS

Al cliente, lo que pida. El SP51 de Ferrari, es el último one-off del programa Special Projects, lo que significa que es un modelo construido a pedido, único y que simboliza lo más alto que se puede llegar en personalización dentro de la marca italiana.

El SP51, diseñado por el Centro Stile Ferrari bajo la dirección de Flavio Manzoni, es un spider V12 con motor delantero basado en el 812 GTS del que hereda su configuración, chasis y motor. Eso significa que emplea un V12 de 6.5 litros, el cual eroga 800 Hp y 529 Lb de par.

Lo que distingue al SP51 al primer vistazo es que no tiene techo, o sea es un auténtico roadster "a la antigua". Para que el auto se mantenga usable y confortable en toda regla, se hizo necesario un extraordinario trabajo de refinamiento aerodinámico mediante simulaciones CFD, pruebas en el túnel de viento y ensayos dinámicos para garantizar no sólo el máximo confort en el interior del habitáculo, sino también un nivel acústico y una sensación de viento totalmente comparables a los del auto sobre el que se inspira.

Trabajando sobre las líneas de la 812, destaca la musculatura del SP51, definida a partir de una silueta ininterrumpida y donde solo aparecen algunos elementos de fibra de carbono en los faldones, en la nueva máscara del auto y también los extractores sobre el capot, así como las salidas de aire en los costados, que fueron rediseñadas para imitar la curvatura de la parrilla. Pero claro, no podemos obviar el exquisito color Rosso Passionale, un acabado rojo tricapa único para este auto y que se combina con una franja bicolor azul con blanco, inspirada en el Ferrari 410 S de 1955

En el frontal, destacan los faros rediseñados que aportan una identidad particular al aspecto de la SP51. También destacan sus rines, únicos también para este auto, dotados de aletas en fibra de carbono en todos sus radios, adornados, entre otras cosas, con un refinado dibujo de diamantes tono sobre tono en la parte delantera.

La trasera está dominada por un tema arqueado con las calaveras situadas debajo del alerón. Hay un estilo muchísimo más agresivo que en la 812 GTS convencional, con difusores más grandes, escapes que van más juntos y un estilo mucho más deportivo.

Inmediatamente detrás del habitáculo (tras las cabeceras) hay dos elementos cuya percepción visual se suaviza con profundos huecos en fibra de carbono. Entre estos dos elementos descansa un perfil alar transversal, también en fibra de carbono, el cual le da un look tipo "Targa" al modelo y donde también se oculta elegantemente las estructuras de las barras estabilizadoras, en un guiño lejano a las soluciones utilizadas en los Prototipos Deportivos Ferrari de principios de los 60.

El interior, es sencillamente sublime, destacando toda la tapicería en Alcántara roja con detalles en color azul y blanco que buscan perpetuar el estilo de las franjas exteriores, brindando coherencia al tema del auto.

También llama la atención el acabado especial de los paneles de las puertas, la parte inferior del tablero y los paneles laterales de los asientos, que consiste en una inserción azul de Kvadrat con costuras blancas en forma de "X", que recuerdan el patrón de la librea. Varios bordados en blanco (incluidos los caballos y el logotipo del auto, que también está presente en el arco inferior del volante) completan un conjunto de gran elegancia, al que se suman elementos en negro mate y fibra de carbono.

¿Y quién es el dueño? Solo sabemos que es un apasionado cliente taiwanés y destacado coleccionista del Cavallino Rampante: un hombre afortunado, sin lugar a dudas.

Jorge Beher recomienda

Cuentanos que opinas